Martes 12 de junio de 2018.
 
Desde la semana pasada se sabía que IHOP tendría un cambio en su nombre. Ayer la noticia estalló y el restaurante anunció que cambiaría sus pancakes (o hotcakes, como les decimos en México) por hamburguesas: “We’re flippin’ from pancakes, pancakes, pancakes to burgers, burgers, burgers.”
 
La reacción de la mayoría: “¿¡¿Qué quéeeee?!?, ¿no sobran las cadenas de hamburguesas?, ¡su producto estrella son los pancakes!, ¿¡qué demonios están pensando!?.”
 
Incluso cambiaron las “p” por “b” en sus mensajes de twitter:
@IHOb: Dear Internet, we abbreciate your batience. Now let’s see who guessed right. B-hold!!!!! #IHOb
 
“IHOb” hizo mucho ruido en redes sociales y medios. Algunos se burlaron de la idea, el nuevo nombre y la tipografía. Parecía que la marca había perdido la cabeza y metido la pata. Marcas como Burguer King y Wendy’s se sumaron al trolleo como acostumbran de forma magnífica y divertida:
 
@Wendys: Remember when you were like 7 and thought changing your name to Thunder BearSword would be super cool? Like that, but our cheeseburgers are still better.
 
Burguer King fue más radical. En twitter cambió su nombre a Pancake King, modificó su logotipo (en vez de bollos de hamburguesa puso hotcakes) y la foto de su portada mostró ¡hotcakes con miel!
Otros muchos compartieron mensajes de amor hacia la marca:
“La especialidad de IHOP son los pancakes, queremos a IHOP por sus pancakes, IHOP es el lugar para pancakes”.
 
Todo fue un truco, uno muy brillante… y caímos.
 
Lo único que sucedió es que IHOP tiene una nueva línea de hamburguesas. IHOP no va cometer ninguna tontería. Todo esto fue una campaña muy inteligente que le recordó a los consumidores cuánto les gusta IHOP, para empezar, y hacer un montón de ruido sobre su nueva línea de productos.
 
Una chulada.