El editor en jefe de Reuters, Stephen Adler, escribió el 31 de enero de 2017 el siguiente mensaje a su equipo sobre cómo cubrir al Presidente Trump “al estilo de Reuters”:

Los primeros 12 días de la Presidencia de Trump (sí, eso es todo!) han sido memorables para todos- y sobre todo un reto para nosotros en el negocio de noticias. No todos los días un Presidente de Estados Unidos llama a los periodistas como “de los seres más deshonestos en la tierra” ni su estratega en jefe llama a los medios de comunicación “el partido de la oposición”. Difícilmente sorprende que el ambiente se torne denso ante preguntas y teorías sobre cómo cubrir la nueva administración.

Entonces, ¿cuál es la respuesta de Reuters? ¿Oponerse a la administración? ¿Calmar? ¿Boicotear sus reuniones? ¿Utilizar nuestra plataforma para lograr apoyo para los medios de comunicación? Todas estas ideas están ahí y pueden ser adecuadas para algunos medios, pero no tienen sentido para Reuters. Ya sabemos qué hacer porque lo hacemos cada día, y lo hacemos en todo el mundo.

Para indicar lo obvio, Reuters es una organización de noticias global que informa de forma independiente en más de 100 países, incluyendo muchos en donde los medios de comunicación no son bienvenidos y con frecuencia son atacados. Estoy totalmente orgulloso de nuestro trabajo en lugares como Turquía, Filipinas, Egipto, Irak, Yemen, Tailandia, China, Zimbabwe y Rusia, naciones en las que a veces encontramos una combinación de censura, persecución legal, rechazos de visa y amenazas físicas a nuestros periodistas. Respondemos a todo esto haciendo nuestro mejor esfuerzo para proteger a nuestros periodistas, renovando nuestro compromiso de información justa y honesta, recopilando información difícil de conseguir de manera obstinada – y permaneciendo imparciales. Muy rara vez escribimos sobre nosotros mismos y nuestros problemas, y muy a menudo lo hacemos sobre los temas que harán una diferencia en los negocios y la vida de nuestros lectores y televidentes.

No sabemos todavía qué tan agudos seguirán los ataques de la administración de Trump con el tiempo ni en qué medida esos ataques estarán acompañados por restricciones legales en nuestra recopilación de información. Pero sabemos que tenemos que seguir las mismas reglas que rigen nuestro trabajo en cualquier lugar, por mencionar:

Qué hacer:

– Cubrir lo que importa en la vida de las personas y darles lo que necesitan para tomar mejores decisiones.
Ser cada vez más ingeniosos: si se cierra una puerta a la información, abrir otra.
– Preocuparnos menos del acceso oficial. De todos modos nunca fueron tan valiosos. Nuestra cobertura en Irán ha sido excepcional y prácticamente no tuvimos acceso oficial. Lo que tenemos son fuentes.
– Salir del país y aprender más sobre cómo vive la gente, lo que piensan, lo que ayuda y perjudica, y qué piensan ellos del gobierno y sus acciones.
– Mantener los principios de Thomson Reuters a la mano, recordando que “la integridad, independencia y libertad de Reuters serán en todo momento preservados.”

Qué no hacer:

– Nunca sentirse intimidado, pero:
– No generar luchas innecesarias ni hacer que la historia sea sobre nosotros. Nos puede importar nuestro juego interno, pero al público generalmente no y probablemente no se ponga de nuestro lado aunque le interese el tema.
– No ventilar públicamente nuestra frustración día a día. En muchos otros países tenemos a nuestro propio consejo así que podemos hacer nuestros informes sin ser sospechosos de animosidad personal. También tenemos que hacer esto en los Estados Unidos.
– No ver demasiado oscura una presentación de informes del entorno: es una oportunidad para practicar las habilidades que hemos aprendido en lugares mucho más complicados del mundo y predicar con el ejemplo – y por lo tanto, servirá para proporcionar la información más fresca, útil y esclarecedora de cualquier organización de noticias en cualquier lugar.

Esta es nuestra misión, en los Estados Unidos y en todas partes. Hacemos una diferencia en el mundo porque practicamos el periodismo profesional que es intrépido e imparcial. Cuando cometemos errores, lo que hacemos, nos corregirlos rápidamente y completamente. Cuando no sabemos algo, lo decimos. Cuando oímos rumores, seguimos la pista y los notificamos sólo cuando estamos seguros de que son verdad. Valoramos la velocidad, pero no la prisa: cuando algo necesita mayor comprobación, nos tomamos el tiempo para corroborarlo. Tratamos de evitar “exclusivas permanentes” – primero pero equivocado. Trabajamos con integridad calma, no sólo porque está en nuestro libro de reglas, sino porque – en más de 165 años – nos ha permitido hacer el mejor trabajo.

Para leer el texto original, entra aquí.