Ciudad de México, a 10 de octubre de 2018. Uncommon, firma especializada en diseño estratégico e innovación, realizó un estudio sobre los cambios en los consumidores y su entorno que impulsarán la compra de insectos para el año 2025. El análisis descubrió cinco principales tendencias y tres factores que deben considerarse para afianzar esta oferta gastronómica como un negocio lucrativo, el cual tendrá un valor mayor a los 700 millones de dólares a nivel mundial en los próximos cinco años, según Global Market Insights.
1.- Nuevos valores y cambios en la dieta: Al consumidor actual le interesa comer, pero también le importa lo que su comida dice de sí mismo. Por ejemplo, las personas ya no sólo quieren comprar café, buscan que sea orgánico y cultivado en un modelo de comercio justo que beneficie las comunidades locales.
2.- Ser amigable con el medio ambiente es cada vez más relevante: Producir y consumir proteína de insecto es mucho más sostenible que otras proteínas de origen animal y esto gana importancia en el panorama actual:
  • La cantidad de  recursos que se emplean en la crianza de animales es cada vez más crítica, por ejemplo, se destina el 33 por ciento de toda el agua potable a la crianza de animales de granja.
  • Los insectos se aprovechan mejor: a diferencia del pollo y el cerdo, de los que sólo podemos aprovechar el 55 por ciento para alimentación, los insectos son comestibles en un 80 por ciento.
3.- Mayor conciencia sobre la importancia de cuidar la salud: Las personas reconocen que su alimentación es un factor importante para cuidar y mejorar su salud, esto ha ocasionado un despegue mundial de alimentos orgánicos y funcionales. Comer insectos es una alternativa saludable, comparando con otras fuentes de proteínas, por ejemplo, 100 gramos de carne de res contienen de 54 a 57 por ciento de proteínas, mientras que el mismo peso de chapulines contienen de 62 a 75 por ciento.
4.- Las nuevas generaciones están dispuestas a pagar más por alimentos premium: Los jóvenes valoran la calidad y funcionalidad de los productos más de lo que se preocupan por los precios. No importa que sea más caro, si el alimento seduce y su historia es sobresaliente, el consumidor millennial y centennial está dispuesto a comprarlo. Los valores añadidos que más les interesan a los jóvenes son que los alimentos sean orgánicos, ricos en proteína y producidos a través de esquemas de comercio justo.
5.- La tecnología y los cambios en la sociedad inspiran el nacimiento de una nueva ola de startups de comida: Las grandes empresas de alimentos han reaccionado lentamente ante la velocidad de la nueva demanda del mercado millennial. Estas necesidades desatendidas han propiciado un boom de startups que buscan reemplazar el consumo de productos “tradicionales” con propuestas innovadoras, que unen el conocimiento tecnológico y de negocios con lo mejor de la sabiduría de agricultores y expertos en cocina de todo el planeta.
“Estas tendencias explican las olas de cambio que están revolucionando la industria alimentaria y acelerando el crecimiento de los productos enriquecidos con insectos. El consumo de estos alimentos está estrechamente relacionado con la protección del medio ambiente, sin embargo, la promoción de estos alimentos no puede depender exclusivamente del mensaje: ‘come insectos para salvar al mundo’”, comentó Bernardo Torres, fundador y CEO de Uncommon.
De acuerdo al análisis de Uncommon, para que la industria de los insectos comestibles despegue es necesario considerar tres factores principales:
  • Los costos de producción, especialmente por la recolección de insectos, que actualmente se hace de forma manual y poco automatizada, lo que obliga a los productores a tener altos precios.
  • La regulación de estos productos para su comercio internacional. En Europa y Estados Unidos este tema es incipiente.
  • El reto de convencer a las personas para que añadan a su dieta algo nuevo. Para lograrlo  se deben reconocer las barreras del consumo y removerlas.
“Los consumidores actuales quieren un estilo de vida saludable y están interesados en explorar una dieta ecológicamente responsable, pero es esencial que entendamos que lo más importante para ellos es la narrativa; no sólo lo que les dicen las marcas, sino lo que su comida dice de ellos”, agregó Bernardo.
A través de su modelo de diseño estratégico IFR by Uncommon y utilizando diferentes metodologías y herramientas, Uncommon entiende a profundidad y de manera ágil lo que ocurre desde la perspectiva de las personas y descubre nuevas oportunidades de negocio.