Miércoles 22 de enero, 2017.

Esta mañana una periodista publicó esto en Facebook, lo cual nos hizo mucha gracia simplemente porque es verdad. Así que lo retomamos con su permiso y le hicimos algunos cambios para compartirlo. Disfrútese con una taza de humor.

Lo que le dice un periodista a una persona de relaciones públicas

Periodista: “¿Puedo tener la exclusiva?”
Traducción: “Probablemente no lo consiga, pero quiero contenido exclusivo”.

Periodista: “Eso depende del editor. Está fuera de mis manos”.
Traducción: “No tengo corazón para decir que tu historia es pésima y no tendrá cobertura”.

Periodista: “Envía la información a la dirección electrónica del diario y si a alguien le interesa, nos pondremos en contacto”.
Traducción: “Envía la información a esta dirección de correo electrónico genérico que nadie revisa, donde será ignorada por completo”.

Periodista: “Sí, queda confirmada la entrevista.” *no asiste / no contesta el teléfono, no se disculpa*
Traducción: “Nunca me propongas más información ni entrevistas. Soy odioso, ni mis papás me querían”.

Periodista: “Hemos cambiado nuestra política editorial y no podemos cubrir temas como el que mencionas”.
Traducción: “Realmente es un tema aburridísimo”.

Periodista: “Claro, vamos a tener en cuenta su reunión o evento”.
Traducción: “No cubriremos el evento”/ “Hay mil eventos que cubrir ese mismo día, no podemos partirnos en dos y el tuyo no es el más interesante”.

Periodista: “No puedo ver tu correo en mi bandeja de entrada. Envíalo otra vez y estaré atento para revisarlo”.
Traducción: “Recibo cientos de correos electrónicos cada día y probablemente el tuyo lo eliminé instantáneamente”.

Lo que le dice una persona de relaciones públicas (PR) a un periodista

PR: “Sé que probablemente estás muy ocupado y no te quitaré mucho tiempo …”
Traducción: “Sí merezco una entrevista para mi cliente. Sí merezco una entrevista para mi cliente. Sí merezco una entrevista para mi cliente. Sí merezco una entrevista para mi cliente.”

PR: “Llamo para ver si te llegó la nota de prensa que te envié.”
Traducción: “¿Vas a publicar, quieres entrevista?”

PR: “Solo llamaba para ver si necesitas información adicional, declaraciones o una imagen de apoyo.”
Traducción: “¿Por qué no has publicado?”

PR: “Claro, tenemos fotos. Mandaré algunas cuando haya terminado el evento.”
Traducción: “A mi también me urge que el fotógrafo nos envíe las fotos.”

PR: “Por supuesto, no es ningún problema para mí conseguir más información.”
Traducción: “No has leído la nota de prensa. Te la vuelvo a enviar.”

PR: “Voy a buscar esas cifras para ti.”
Traducción: “Ya te mandé las cifras del tema. Ok, buscaré otras de la industria, esas que nadie tiene. ¿Además de investigar, quieres que redacte la noticia por ti?, ¿de qué quieres tu nieve?”

PR: “Me preguntaba si podrías mencionar a mi cliente en tu nota.”
Traducción: “Como periodista sabes que debes citar la fuente, si vas a usar el contenido que te envié a nombre de mi cliente.”

Dependiendo de la confianza que se tenga con cada periodista o PR, se es más o menos político, pero sin duda, si somos más directos (sin dejar de ser amables), nos ahorraríamos mucho tiempo  y podríamos ser más productivos en ambos lados.